¿Recuperar las horas de sueño es posible?

Seguro que muchas veces has querido—o necesitado—estar activo sin haber dormido las horas necesarias ¿cómo afecta esta privación del descanso a nuestro cuerpo? ¿Cuánto tengo que dormir para recuperarme?

Se han realizado numerosos experimentos y los resultados de estas pruebas son concluyentes: no dormir perjudica gravemente la salud y el rendimiento. De hecho, los propios sujetos experimentales, admiten que a corto plazo sienten distorsiones en la concentración, aparte del cansancio y malestar general.

En el peor de los casos, si dormimos muy poco durante periodos largos de tiempo, los efectos empeoran: angustia constante, mareos, vómitos e incluso alucinaciones. Además, se ha comprobado que puede aumentar el riesgo de padecer obesidad, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Entonces, si llevamos varios días durmiendo menos horas de las que deberíamos, ¿podemos compensarlo con horas de descanso extra?

En una investigación para comprobar cuántas horas de sueño son necesarias, los expertos trabajaron con varios grupos de personas a los que asignaron cuatro, seis y ocho horas de sueño. Después de 14 días, los que dormían ocho horas mostraban pocos lapsus de atención o problemas cognitivos. Sin embargo, aquellos con cuatro o seis horas de sueño mostraban un empeoramiento cada vez mayor.

Después de dos semanas, el grupo de seis horas mostraba un tiempo de reacción similar al de una persona con una concentración de alcohol en sangre del 0,10%, lo que se considera legalmente como ebrio. Como era de esperar, los que dormían cuatro horas sufrían todavía más. En ambos grupos, la función cerebral disminuía día tras día.

Los científicos han denominado a este efecto acumulativo “deuda de sueño“. Pero… ¿podemos recuperarnos de esa “deuda”? Después de una o dos noches durmiendo poco, los estudios demuestran que el cuerpo y el cerebro pueden recuperarse plenamente con algunas noches de buen sueño. Sin embargo, con una carencia de sueño de la escala de semanas a meses, la recuperación de la función cognitiva es mucho más lenta, necesitando muchas más noches de sueño de calidad.

Si la escala de tiempo es de meses a años, se desconoce si es posible reparar completamente la función cerebral. Paradójicamente, con una carencia de sueño crónica, la somnolencia se estabiliza, lo que significa que cada vez eres menos consciente de tu alteración del descanso.

En conclusión, es importante saber que debemos dormir entre 7 y 8 horas diarias, pero deja que tu cuerpo te ayude a averiguar tus propias necesidades. Hay algo que está en tu mano para mejorar la calidad de tu sueño: contar con un buen somier, almohada y colchón. Déjate asesorar por nuestros profesionales del descanso de La Nit Online.

Leave a Reply